Estudio: La grasa alimenta la propagación del cáncer

Las células cancerosas se propagan a otros sitios del cuerpo mediante la promoción del crecimiento de nuevos ‘caminos’ por los que viajar.

Un equipo internacional y multidisciplinario de investigadores ha descubierto cómo se requiere un cambio en el uso de la grasa para el desarrollo y el crecimiento de esas vías, llamadas vasos linfáticos, un tipo especial de vasos sanguíneos.

Este hallazgo, realizado por un equipo dirigido por el profesor Peter Carmeliet, de VIB-KU Leuven, en Bélgica, y detallado en un artículo publicado el lunes pasado en la revista Nature, abre el camino hacia el desarrollo de terapias para limitar el crecimiento de los vasos linfáticos en el cáncer dirigiéndose a la utilización de grasa.

Hemos demostrado que al mejorar o prevenir el uso de la grasa (o subproductos de grasa) podemos controlar el crecimiento de los linfáticos”, subraya el doctor Brian Wong, de VIB-KU Leuven.

La propagación del cáncer, denominada metástasis, es una de las complicaciones más importantes y potencialmente mortales del cáncer en la actualidad. La quimioterapia y la radioterapia actuales pueden tratar eficazmente muchos tipos de cáncer, sin embargo, la propagación de las células cancerosas a múltiples sitios dentro del cuerpo lleva a la mayoría de las muertes asociadas con el cáncer.

Para que las células cancerosas se diseminen, deben encontrar un “camino” preexistente, o construir un nuevo “camino” para viajar. Los vasos linfáticos, un tipo especializado de vasos que transportan líquido en lugar de sangre, son una vía primaria de propagación de células cancerígenas, y la formación de nuevos vasos linfáticos, denominada linfangiogénesis, es un proceso poco conocido, que actualmente carece de fármacos clínicamente aprobados para prevenir su crecimiento durante la enfermedad.

El estudio comenzó con una simple observación: los vasos linfáticos usan más grasa (ácidos grasos) en comparación con los sanguíneos. El uso de fármacos para prevenir la utilización de grasa por parte de los linfáticos impidió el crecimiento linfático, un paso importante en la traducción de este hallazgo en el escenario del cáncer y la inhibición de la metástasis.

El sistema linfático es uno de los sistemas más importantes del cuerpo y es esencial para una buena salud.

Para entender por qué estas células son tan dependientes de la grasa, los investigadores estudiaron cómo se desarrollan los vasos linfáticos. Los linfáticos “se transforman” a partir de los vasos sanguíneos durante el desarrollo embrionario y este estudio muestra que las señales que cambian los vasos sanguíneos a linfáticos también modifican su “gusto” para preferir comer grasa.

La novedad de este descubrimiento es que esta “transformación” se basa en un aumento de la utilización de grasa. En este proceso, se emplea la grasa para generar moléculas que pueden modificar importantes factores que regulan la expresión del código genético, denominados cambios epigenéticos, que pueden asegurar la función de los linfáticos.

“Nuestro estudio muestra que el uso de la grasa por los vasos linfáticos está programado en su desarrollo y es necesario para su crecimiento y función. Hemos demostrado que al mejorar o prevenir el uso de la grasa (o subproductos de grasa) podemos controlar el crecimiento de los linfáticos”, subraya el doctor Brian Wong, de VIB-KU Leuven.

mep/ktg/nal

Fuente: http://www.hispantv.com/noticias/salud/328810/estudio-grasa-alimenta-propagacion-cancer

 

Anuncios