El código de Hammurabi y la Ley Nesara/Gesara


La cancelación de la deuda pública de los países modernos no sólo es un hecho posible, sino refrendados por la historia en tiempos de Mesopotamia y del Egipto faraónico, cuyos precedentes se remontan al 2400 a.C., como así lo explican los doctores Éric Toussaint y Michael Hudson.

Una versión revisada y moderna de la misma sería la conocida como ley NESARA y la vuelta al patrón-oro, la cual el lector puede ver perfectamente detallada y explicada en este enlace: http://ellosviven.wordpress.com/2012/05/01/la-historia-suprimida-de-nesara-y-su-relacion-con-el-11s/

En este post publicamos un artículo redactado por el Doctor Éric Toussaint y videos sumamente interesantes relacionados con la opinión de ambos economistas respecto a la deuda y su cancelación, al pie.

Pero conozcamos previamente a ambos expertos economistas a través de los datos que nos facilita Wikipedia:

Éric Toussaint doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de Liège –Bélgica- y de la Universidad Paris VIII – Francia-, Maître de conférences en la Universidad de Liège (Bélgica), presidente del Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (red internacional basada en Liège, Bélgica) CADTM, miembro del Consejo Internacional del Foro Social Mundial desde su fundación en 2001, miembro de la CAIC-Ecuador (Comisión presidencial de Auditoria Integral del Crédito publico). Es también miembro del consejo científico de Attac Francia, de la red científica de Attac Bélgica, así como del Comité internacional de la Cuarta Internacional conocido como Secretariado Unificado de la Cuarta Internacional.

Michael Hudson (nacido en 1939, Chicago, Illinois, EE.UU.) es profesor investigador de economía en la Universidad de Missouri, Kansas City (UMKC) y un investigador asociado en el Levy Economics Institute del Bard College . [1] Él es un ex Wall Streetanalista[2] y el consultor y presidente del Instituto para el Estudio de las tendencias a largo plazo Económicos (islote) y miembro fundador de Scholars Conference Internacional sobre Economías antiguas del Cercano Oriente (ISCANEE). [3]

El siguiente artículo aparece publicado en la página web de Global Research http://www.globalresearch.ca/:

Por Eric Toussaint

Global Research, 04 de septiembre 2012
mesopotamia

Tenemos que atravesar la cortina de humo de los acreedores y restablecer la verdad histórica. La cancelación repetida y generalizada de la deuda se ha producido a lo largo de la historia.

Hammurabi, rey de Babilonia, y la cancelación de la deuda

Estela del código de Hammurabi expuesta en el Museo del Louvre

Estela del código de Hammurabi expuesta en el Museo del Louvre

El Código de Hammurabi se encuentra en el Museo del Louvre, en París. El término “código” no es adecuado, ya que lo que nos dejó Hammurabi es un conjunto de normas y juicios sobre las relaciones entre los poderes públicos y los ciudadanos. Hammurabi comenzó su reinado de 42 años como “rey” de Babilonia (que se encuentra en el actual Irak), en el año 1792 antes de Cristo. Lo que la mayoría de los libros de historia no mencionan es que, al igual que otros gobernadores de la ciudad-estado de Mesopotamia, Hammurabi proclamó la cancelación de oficio de las deudas contraídas con los ciudadanos al gobierno, altos funcionarios y dignatarios. El llamado Código de Hammurabi se cree que se remonta a 1762 antes de Cristo. Su epílogo proclama que “los poderosos no puedan oprimir a los débiles, la ley debe proteger a las viudas y los huérfanos (…) con el fin de hacer justicia a los oprimidos”. Los muchos documentos antiguos de descifrar la escritura cuneiforme han permitido a los historiadores a establecer más allá de toda duda que cuatro cancelaciones en general tuvo lugar durante el reinado de Hammurabi, en 1792, 1780, 1771 y 1762. a. C.

Mapa del Imperio paleobabilónico

Mapa del Imperio paleobabilónico tras las conquistas de Hammurabi, hacia 1750 a. C.

En tiempos de Hammurabi, la vida económica, política y social se organiza en torno al templo y el Palacio. Esas dos instituciones estrechamente entrelazadas, con sus numerosos artesanos, trabajadores, y, por supuesto, los escribas, constituían el aparato del Estado, no muy diferente de los gobiernos actuales. El templo y el palacio proporcionaba a sus empleados comida y alojamiento: recibían raciones de alimentos suficientes para dos comidas completas al día. Al campesinado se proporcionaba tierra (que habían alquilado), herramientas, animales de tiro, ganado y agua para el riego, para que puedieran producir alimentos para los trabajadores y dignatarios. Así, los campesinos producían cebada (su grano básico), aceite, frutas y verduras, una porción de la cual, cuando se cosecha, tuvieron que pagar al Estado en concepto de alquiler. Además de la tierra que cultivaban para el Palacio y el Templo, los campesinos eran dueños de su propia tierra, casa, ganado y herramientas. Cuando la cosecha era mala, acumulaban deudas. Ellos también incurrían en deuda a través de préstamos otorgados a título particular por los altos funcionarios y dignatarios ávidos de enriquecerse y embargar los bienes de los campesinos en caso de incumplimiento. Si los campesinos no podían pagar sus deudas, también podrían verse reducidos a la condición de siervos o esclavos; la deuda también podría llevar a todos los miembros de su familia a la esclavitud. Con el fin de garantizar la paz social y la estabilidad, y sobre todo para evitar que las condiciones de vida de los campesinos se deteriorase, las autoridades periódicamente cancelaban toda la deuda | 1 | y restauraban los derechos de los campesinos.

Cancelaciones general de deuda en Mesopotamia hace más de 1000 años

Las proclamas de cancelación general de la deuda comenzaron mucho antes del reinado de Hammurabi y continuron después. Hay evidencias de la cancelación de la deuda que se remontan a 2400 a.C., seis siglos antes del reinado de Hammurabi, en la ciudad de Lagash (Sumer). El caso más reciente se remonta a 1400 a.C. en Nuzi. En total, los historiadores han identificado con certeza una treintena de cancelaciones generales de deuda en Mesopotamia desde 2400 hasta 1400 antes de Cristo. Michael Hudson | 2 | correctamente afirma que la cancelación de deuda pública fue una de las principales características de las sociedades de la Edad de Bronce en Mesopotamia. De hecho, hay varias palabras mesopotámicas para estas cancelaciones, de borrón y cuenta nueva: Amargi en Lagash (Sumer), nig-sisa en Ur, andurarum en Ashur, misharum en Babilonia, shudutu en Nuzi.

Tales proclamaciones de cancelación de la deuda eran una ocasión para grandes fiestas, por lo general en la celebración anual de la primavera. Fue durante la dinastía de la familia de Hammurabi que la tradición de la destrucción de las tabletas en el que las deudas estaban inscritas se inauguró – las autoridades públicas mantienen un estricto registro de las deudas en tablas conservadas en el templo. Cuando Hammurabi murió en 1749 a.C., después de un reinado de 42 años, su sucesor, Samsuiluna, canceló todas las deudas con el Estado, y decretó que todos los comprimidos deben ser destruidos, salvo las relativas a las deudas de los comerciantes.

La cancelación general de la deuda proclamada por Ammisaduqa, el último gobernante de la dinastía de Hammurabi, que subió al trono en 1646 antes de Cristo, era muy detallado, en un claro intento de evitar que los acreedores tomaran ventaja de las lagunas. El decreto de cancelación especificaba a los acreedores oficiales y recaudadores de impuestos que habían expropiado a los campesinos la necesidad de retribuir y devolver su propiedad, bajo apercibimiento de ejecución. En los casos en que un acreedor hubiese tomado algún elemento de las propiedades utilizando la presión, a menos que éste renunciase / o no pagase su pena en su totalidad, sería condenado a muerte.

A raíz de este decreto, las comisiones se crearon para revisar todos los contratos de bienes raíces y eliminar todos aquellos que cayeron bajo los términos de la proclamación de cancelación de la deuda con el fin de restablecer la situación anterior, statu quo ante. La promulgación de este decreto se vio facilitada por el hecho de que los campesinos despojados por lo general siguen trabajando la tierra, a pesar de que era propiedad del acreedor. Así, mediante la cancelación de los contratos y habiendo los acreedores indemnizado a las víctimas, las autoridades públicas restablecían los derechos de los campesinos. Hace poco más de dos siglos después, la situación iba a cambiar para peor.

Los límites de la cancelación de la deuda

En Mesopotamia, durante la Edad de Bronce, la deuda y los esclavos fueron liberados, a diferencia de otros tipos de esclavos como los que se produjeron en la guerra. Sin embargo, esta cancelación de la deuda no debe ser presentada como si se tratara de una forma de emancipación social. No era más que una forma de restaurar el orden social pre-existente, que estaba plagado de las formas de opresión. Sin el deseo de embellecer la organización de estas sociedades, de 3000 a 4000 años atrás, hay que señalar no obstante que sus gobernantes trataban de mantener la cohesión social mediante la prevención de la constitución de grandes dominios privados, y tomaron medidas para asegurar que los campesinos tenían acceso directo a la tierra. Se limita el aumento de la desigualdad, mientras que la supervisión del desarrollo y mantenimiento de sistemas de riego. Michael Hudson también insiste en que la decisión de declarar la guerra fue tomada por una asamblea general de los ciudadanos – el “rey” no tienen el poder para tomar esas decisiones solo.

Parece que en la edad de bronce mesopotámicos no creían en la creación divina como la explicación de la vida en la Tierra. El gobernante, ante el caos, reorganizó el mundo para establecer el orden normal y la justicia.

Ningún acto adicional de cancelación de la deuda se ha encontrado para el período posterior a 1400 antes de Cristo, la desigualdad creció y se intensificó. La tierra fue adquirida por grandes propietarios de tierras privadas y la esclavitud por la deuda se convirtió en algo común. Una gran parte de la población emigró hacia el norte-oeste hacia Canaán, con incursiones en Egipto, lo que disgustó a los faraones.

Los siglos posteriores son conocidos por los historiadores de la Mesopotamia como la “Edad Oscura”, debido a la falta de registros escritos. Sin embargo, sí tenemos evidencia de violentas luchas sociales entre acreedores y deudores.

Egipto: la Piedra de Rosetta confirma la tradición de la cancelación de la deuda

Piedra de Rosetta (Museo británico de Londres)

Piedra de Rosetta (Museo Británico de Londres)

La Piedra de Rosetta, que fue llevada por efectivos del ejército de Napoleón en 1799, durante su campaña de Egipto, fue descifrada en 1822 por Jean-François Champollion. Hoy en día, está en el Museo Británico de Londres. Su traducción fue facilitada por el hecho de que la piedra tiene el mismo texto en tres idiomas: Antiguo egipcio, demótico egipcio y el griego de la época de Alejandro el Grande.

El texto Piedra de Rosetta confirma que la tradición de la cancelación de la deuda fue confirmada en Egipto por los faraones desde el siglo 8 a.C., antes de que Alejandro Magno conquistó el país en el siglo 4 a.C. Relata que el faraón Ptolomeo V canceló toda la deuda debido al Trono por el pueblo de Egipto y más allá, en el año 196 antes de Cristo.

A pesar de las grandes diferencias entre la sociedad del Egipto faraónico y la Edad de Bronce Mesopotámica, hay evidencia de que ambos tenían una tradición de proclamar la amnistía antes de la cancelación de la deuda general. Ramsés IV (1153-1146 aC), proclamó que los que habían huido del país podría volver, y que los que estaban en la cárcel deberían ser liberados. Su padre, Ramsés III (1184 -1153 a.C.) había hecho lo mismo. Tenga en cuenta que en el segundo milenio antes de Cristo, no parece haber existido la esclavitud por la deuda en Egipto: todos los esclavos eran botín de guerra. Las proclamas hechas por Ramsés III y Ramsés IV se refiere a la cancelación de los atrasos en los impuestos adeudados al faraón, la liberación de los presos políticos y la posibilidad de que los exiliados regresaran a casa.

No fue sino hasta el siglo 8 a.C. podemos encontrar, por Egipto, las proclamas de la cancelación de la deuda y de la liberación de los esclavos de la deuda. Tal anuncio fue hecho por el Faraón Bocchoris (717-11 aC).

Uno de los motivos fundamentales para la cancelación de la deuda es que el faraón quería a su disposición un campesinado a la vez capaz de producir suficiente comida y de tomar las armas en las campañas militares. Por estas dos razones, era importante evitar que los campesinos fuesran expropiados por los acreedores.

En la vecina Asiria, los emperadores del 1r milenio a.C. también adoptaron la tradición de la cancelación de la deuda, como hicieron los gobernantes de Jerusalén en el siglo 5 a.C.: en el año 432 a.C., Nehemías, fue sin duda influenciado por la vieja tradición mesopotámica, proclamando la cancelación de la deudas de todos los Judios que le debían dinero a sus compatriotas ricos. Esto fue en el momento mismo en que la Torá estaba siendo escrita. La tradición de la cancelación general de la deuda es una parte integral de la religión judía y de los primeros textos cristianos, a través del libro del Levítico, que proclama la obligación de cancelar la deuda cada siete años y en cada aniversario, es decir, cada cincuenta años.

Conclusión

En la actualidad, el pago de la deuda se ha convertido en un tema tabú. Jefes de Estado y de los gobiernos, bancos centrales, el FMI y los medios de comunicación, todo lo presentan como si fuera inevitable, indiscutible y obligatorio. Los ciudadanos tienen que resignarse a pagar la deuda. La discusión posible sólo se centra en cómo distribuir la carga de sacrificio necesario para liberar los recursos presupuestarios suficientes para cumplir con los compromisos de la nación endeudada. Los gobiernos que han prestado fueron elegidos democráticamente, dice el razonamiento, por lo que sus acciones son legítimas. La deuda debe ser pagada.

Tenemos que atravesar la cortina de humo de los acreedores y restablecer la verdad histórica. Cancelaciónes generalizadas de la deuda se han promulgado varias veces a lo largo de la historia. Estas cancelaciones corresponden a diferentes contextos. En los casos mencionados anteriormente, las proclamas de la cancelación de deuda pública se hicieron por la iniciativa de los gobernantes que se ocupaban de la defensa de la paz social. En algunos casos, las cancelaciones como resultado de las luchas sociales agravaban la crisis económica y el aumento de la desigualdad. Este fue el caso en la antigua Grecia y Roma. Otros escenarios también pueden preverse, como la cancelación de la deuda decretada por los países endeudados que deciden tomar acción soberana unilateral, y la cancelación de la deuda concedido por un país victorioso para vencer a uno y / o de sus aliados. Una cosa es cierta: la deuda históricamente siempre ha desempeñado un papel importante en la agitación social y política.

Traducido por Vicki Briault y Charles La Via.

notas de artículos:
| 1|  Entre los comerciantes no había preocupación por las cancelaciones de estas deudas.| 2 | El presente artículo se basa principalmente en la síntesis histórica presentada por Michael Hudson, doctor en economía, en varios artículos y libros fascinantes como: “la tradición perdida de cancelaciones de deuda bíblicos”, 1993, 87 páginas, “La Arqueología del dinero” , 2004. Michael Hudson es parte de un equipo multi-disciplinar científico (ISCANEE, Conferencia Internacional de Becarios en las Economías de Oriente Próximo Antiguo) que comprende una serie de filólogos, arqueólogos, historiadores y economistas que trabajan en las sociedades antiguas y las economías de Oriente Próximo. Sus resultados han sido publicados por la Universidad de Harvard. Michael Hudson se acerca a este trabajo como una extensión de la investigación llevada a cabo por Karl Polanyi. También elabora análisis sobre la crisis actual. Véase, por ejemplo, “El camino hacia la deflación de la deuda, la deuda, el peonaje, y el Neoliberalismo”, febrero de 2012, 30 p. Entre las obras de otros autores que, desde la crisis económica y financiera que se inició en el período 2007-2008, se ha escrito sobre la larga tradición de la cancelación de la deuda: David Graeber, “Deuda: Los primeros 5.000 años”, Melvillehouse, Nueva York, 2011, 542 p.

Informaciones sobre el artículo

URL: http://www.cadtm.org Eric Toussaint (doctor en ciencias políticas, presidente del CADTM Bélgica www.cadtm.org , miembro del Consejo Científico de ATTAC Francia).
Damien Millet y Eric Toussaint dirigieron la obra colectiva “La Dette ou La Vie”, Aden, CADTM, 2011, que recibió el Premio del Libro Político en la Feria del Libro de Lieja Políticos en 2011.La mayoría de reciente publicación: Damien Millet y Eric Toussaint, “AAA, Auditoría, Anulación, Politique Autre”, Le Seuil, Paris, 2012.
La agencia Euronews también publica un reportaje sobre Eric Toussaint en estos mismo términos:

Eric Toussaint: “Sí a la cancelación de la deuda”

04/11/11 18:53 CET

Margherita Sforza: “Salvar el euro, sí, pero ¿a qué precio?¿Podrá la sociedad griega seguir encajando nuevos sacrificios? Y los europeos, ¿hasta qué punto están dispuestos a pagar para recapitalizar la banca y evitar el contagio? A estas preguntas tendrán que responder los jefes de Estado y de Gobierno europeos en un fin de semana de cumbres en Bruselas. Las expectativas y las propuestas de sus protagonistas, en esta edición especial de Europe Weekly.

“La deuda o la vida”, es el título provocador de un ensayo publicado este año por un politólogo indignado. Eric Toussaint, presidente del comité para la cancelación de la deuda en los países del tercer mundo, ve ciertas similitudes entre la actual crisis europea y la de América Latina en los años 80. Lo he entrevistado y le he preguntado, antes que nada, ¿Grecia es la Argentina de Europa?”

Eric Toussaint: “América Latina ha experimentado una crisis de la deuda pública muy alta a partir de los años 80, y para financiarla ha debido someterse al ajuste estructural dictado por el Fondo Monetario Internacional con medidas socio-económicas de carácter neo-liberal. Y de hecho esto es exactamente lo que está sucediendo en Grecia.

Y algunas de las reacciones sociales que hemos visto en Grecia en estos últimos días corresponden a lo que vimos en 2001 en Argentina”.

Margherita Sforza:

“Usted habla de la cancelación de la deuda. ¿Es una solución para Europa?”

Eric Toussaint:

“Gran parte de la deuda que se reclama a los países es una deuda ilegítima”.

Margherita Sforza:

“¿Por qué?”

Eric Toussaint:

“Porque no se toma en consideración los intereses de los ciudadanos cuando se salva a los bancos que tienen la culpa de lo que les pasa porque han gestionado muy mal, de manera aventurera, los ahorros de la gente, invirtiendo en activos tóxicos. Salvar a los bancos por el aumento de la deuda pública, es una forma ilegítima de aumentar la deuda”.

Margherita Sforza:

“Pero si se cancela la deuda o parte de la deuda, ¿no le parece que se podría dañar a los pequeños inversores que compraron deuda soberana?”

Eric Toussaint:

“Hay que proteger los ahorros de los pequeños ahorradores. Deben estar cubiertos al 100%”

Margherita Sforza:

“¿Quién debe idemnizarles?”

Eric Toussaint:

“Los Estados que están endeudados. En un país como Bélgica, los ciudadanos belgas tienen en sus cuentas títulos de la deuda belga. Y esto representa entre un 2 a 3% de la deuda pública belga. Lo mismo que en España. También es del 2% en Francia. ¿Quién retiene la deuda pública de los países europeos? Los grandes bancos. Así que si se cancela la deuda se pasa la factura a los responsables de la crisis”.

Margherita Sforza:

“¿Qué espera de esta cumbre?”

Eric Toussaint:

“El 15 de octubre, en Madrid hubo más de 200.000 personas en la calle, algunos medios de comunicación hablan alrededor de 500.000. 100.000 en Barcelona. En ​​Roma, entre cien mil y 200 000. Hubo protestas hasta en Wall Street. Muchos ciudadanos, jóvenes, pero también mayores, que han perdido la fe en el poder político y dicen que necesitamos soluciones reales.

¿El Consejo Europeo va a escuchar estas voces? Personalmente, tengo dudas. Porque, obviamente, prefiere taparse los ojos y continuar en una dirección neo-liberal”.

Para ver el artículo completo y el video adjunto visite el enlace http://es.euronews.com/2011/11/04/eric-toussaint-si-a-la-cancelacion-de-la-deuda/

Eric Toussaint habla sobre la deuda externa de los países:

Deuda externa y tercer mundo – Eric Toussaint from ATTAC.TV on Vimeo.

Para finalizar, una entrevista realizada por el periodista Fred Harrison al Dr. Michael Hudson quién nos explica, en breves minutos, cómo se podría proceder a la cancelación de la deuda, “si hubiese la voluntad de hacerlo”:

Anuncios

3 comentarios el “El código de Hammurabi y la Ley Nesara/Gesara

  1. Pingback: Las Naciones Unidas SwissIndo presentan “LA OPORTUNIDAD” | Convergencia Armónica

  2. Pingback: Nuestra Libertad es ‘ahora’ | Convergencia Armónica

  3. Pingback: ¿Podrían estar preparándose Rusia y China para el colapso financiero? | Convergencia Armónica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s